Navigation

Univision: Veinte estados descartaron leyes antiinmigrantes en Estados Unidos en 2011

Published at Univision.com, January 10, 2012

Veinte Asambleas legislativas (Congresos estatales), entre ellas 10 controladas por mayorías republicanas, descartaron durante 2011 aprobar leyes migratorias inspiradas en la polémica SB1070 de Arizona, reveló un informe del Consejo Nacional de la Raza (NCLR, el principal grupo hispano de Estados Unidos) difundido el martes.

Titulado "La Estrategia Equivocada: Leyes Estatales Antiinmigrantes en el 2011", el reporte explicó que desde la aprobación de la ley migratoria de Arizona, 36 estados consideraron adoptar medidas similares, pero temores relacionados al costo de implementación, las amenazas de demandas judiciales y pérdidas comerciales causaron que sólo lo hicieran los estados de Utah, Indiana, Georgia, Alabama y Carolina de Sur.

Las seis leyes estatales aprobadas enfrentan ahora demandas ante los tribunales de justicia, por lo que no han podido ser puestas en vigor en su totalidad.

Mientras estas leyes eran debatidas y aprobadas, el tema de la reforma migratoria siguió estancado en el Congreso en el año 2011, dijo La Raza. Y agregó: “El tema persiste como tema de prioridad entre los legisladores estatales quienes promovieron varios proyectos de leyes que se dirigían a los inmigrantes indocumentados”.

Alto nivel de rechazo

La Raza también reveló que "pese a que la legislación antiinmigrante fue promovida principalmente por miembros del partido republicano, la mitad de los estados que rechazaron tales legislaciones estaban controlados por republicanos, incluyendo dos tercios donde tenían súper mayoría" legislativa.

"Esto indica que si bien el movimiento antiinmigrante ha logrado avances dentro del partido republicano, los republicanos están divididos sobre las implicaciones de leyes antiinmigrante el estilo de Arizona", agregó.

Según el reporte, los estados que rechazaron ese tipo de leyes durante el año 2011 incluyen a los que tienen súper mayoría legislativa republicana (Florida, Kansas, Oklahoma, New Hampshire, Dakota del Sur, Texas y Wyoming) y estados con mayoría simple republicana como los estados de Maine, Carolina del Norte y Tennessee.

Otros estados que rechazaron estas leyes tuvieron mayoría demócrata (California, Nevada y Washington) o control compartido por ambos partidos (Colorado, Iowa, Kentucky, Luisiana, Misisipí y Virginia).

Ohio y Wisconsin aún consideraban tales legislaciones al fin del 2011, mientras que Illinois, Michigan y Pennsylvania la habían rechazado en 2010.

Cerco a indocumentados

“Aunque fuimos testigo de una ola de leyes similares a la de Arizona-SB 1070 presentadas al nivel estatal, la mayoría de estas propuestas fueron rechazadas”, dijo Elena Lacayo, Coordinadora del Proyecto de la Política de Inmigración de La Raza. “De los 25 estados que rechazaron estas propuestas, mas de mitad de ellos eran estados controlados por Republicanos”, agregó.

Sin embargo, Lacayo dijo que “desafortunadamente, ahora aquellos pocos estados que pasaron estas leyes se enfrentan a los mismos problemas legales, económicos y el impacto negativo a los derechos civiles que enfrentó el estado de Arizona”.

La Ley SB1070 de Arizona, entre otras medidas, criminalizó la estadía indocumentada en ese estado fronterizo con México, un acto que en el resto del país sigue siendo una falta de carácter civil no penal.

El NCLR añadió que “a la vez que comienza la sesión legislativa del 2012, docenas de legisladores estatales están trabajando para promover y avanzar soluciones positivas al tema de inmigración-estrategias que impulsan a las economías locales y honran los valores y principios de nuestra nación, de acuerdo con la Red Estatal Progresista (PSN), una organización nacional que apoya a los legisladores estatales que promueven medidas positivas al tema de inmigración”.

Efectos catastróficos

“Los legisladores estatales quieren lo mejor para sus estados y la economía del estado, y en 2011 fue evidente que con más frecuencia estos legisladores están comprometidos con desarrollar soluciones al tema de inmigración que resulten en aumentar las oportunidades y la prosperidad económica, particularmente en una etapa cuando los estados necesitan toda la ayuda que se les pueda ofrecer”, dijo Suman Raghunathan, Directora de Política y Asociaciones Estratégicas de la Red Estatal Progresista.

Pero no todos actuaron sobre la base de esta premisa. Isabel Rubio, directora ejecutiva de la Coalición de Intereses Hispanos de Alabama (HICA), mencionó la ley migratoria HB56 de Alabama y dijo que esa legislación condujo a ese estado del sur a una “una crisis humanitaria”, y señaló que muchos niños “tienen miedo ir a la escuela” y que “a las personas le son negados sus derechos básicos como el acceso al agua”.

Lacayo comentó que hasta que el Congreso federal de Washington “actué en el tema de inmigración, sin duda vamos a ver un esfuerzo para pasar leyes al nivel estatal que promueven el perfil racial”. Añadió que “mientras que estamos agradecidos que los estados están rechazando estas propuestas, necesitamos que nuestros representantes en el Congreso paren de usar este tema como juego político y busquen soluciones legitimas para arreglar nuestro sistema roto de inmigración al nivel federal”.

La Raza y cientos de grupos y organizaciones nacionales, religiosos, abogados, empresarios y sindicatos, entre otros sectores representativos del país piden al legislativo un acuerdo político para aprobar una reforma migratoria comprensiva que legalice a la mayoría de los 11millones de indocumentados que viven en Estados Unidos. Y al gobierno de Barack Obama que frene la política de deportaciones vigente hasta que la reforma migratoria sea aprobada.